acá en el agujero

Volver del brote psicótico, ¿sabes lo que es eso? Volver de la locura, ¿te imaginas lo que es eso? No, no te lo imaginas. No sabes lo que es volver. O sí. La caída, la bofetada, el agua fría, abrir los ojos, haber perdido unas semanas, unos meses, haber sido habitada por otra, haber sido otra, ¿y quién garantiza que la otra no es la verdadera, la que predomina?, ¿y cómo saber que en realidad volviste, que hay un camino de vuelta?, o pensar: no hay camino porque no son dos sitios y si los hubiera yo tengo un pie en uno y en otro. Cómo sé si volví, cómo confío en mis pensamientos nuevamente. Los que me habitan últimamente son tenebrosos, hasta mis sueños son una sucesión de imágenes desagradables, muertes, violaciones, otra vez esas calles imaginarias. Duermo y no duermo, como Susana San Juan, que he tenido que habitar a profundidad. Y esto no es nada, comparado con otras cosas que he escrito a mano.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *